EL SEGURO DE CASCOS MARITIMOS Y LA PANDEMIA COVID-19

Hace un poco más de 4 meses que el mundo se enteró de la presencia de un virus llamado coronavirus o Covid - 19, que cambiaría las vidas de las personas, las relaciones sociales, políticas, la economía, el mundo financiero y como no, también el mercado de seguros.



Los países han desarrollado medidas preventivas y precautorias para prevenir o mitigar los efectos del contagio, apareció entonces el distanciamiento social, el aislamiento, las barreras, cierre de fronteras y otros, todo lo cual ha afectado los contratos de seguros, los riesgos de la navegación y el comercio marítimo.


Los buques siguen navegando a nivel mundial, y los daños o perdidas a consecuencia del Covid-19, no son tan evidentes como pueden ser en otros tipos de seguros, los mismos que pueden afectar la póliza de Cascos.


Siendo este Seguro de Cascos, aquel que cubre pérdidas o daños al buque en su estructura física, todos los contratos implican una distribución de riesgos que tiene una medición. la presente situación de pandemia no está contemplada en esa adecuada distribución de riesgo con la medición que normalmente los comerciantes marítimos desarrollan a través de los contratos de explotación del buque.


La presencia del coronavirus como una pandemia ha originado entre otras cosas que coberturas de cascos puedan verse afectadas, como por ejemplo aquellas que contempla la Cláusulas del Instituto para Cascos de 1995.


Cláusula de contaminación. Esta se refiere al daño que puede sufrir el buque a consecuencia de las decisiones de los gobiernos dirigidas a aminorar el daño producido por la contaminación y ese origen está asociado al tema de la contaminación por hidrocarburos.


En ese sentido, habría que preguntarse si se considera un hecho de contaminación el Covid-19.


Al parecer la respuesta resulta obvia. Pensar que las acciones que pueden tomar los gobiernos respecto a casos de limpieza, desinfección de buques que estén contaminados por el Covid-19, en principio se podría decir, que no se encuadra dentro de la concepción de lo que es el riesgo propio de contaminación como estructura de daños dentro de las pólizas de cascos. No obstante, considerando el origen de esta cláusula de contaminación, existe la posibilidad de que se diga que si en la ejecución de estas acciones de prevención o disminución consideradas por los gobiernos se incurren en daños al barco, puede verse afectada esta cobertura por concepto de daños; claro está siempre y cuando los daños no provengan de falta de la debida diligencia del asegurado.


Avería Gruesa y Salvamento. De acuerdo al concepto de avería gruesa según York Amberes, podría verse encuadrado dentro de los gastos de prevención o disminución del Covid-19 que incurre el armador por decisión del capitán, al ser objeto de calificación como gastos de avería gruesa para salvaguardar toda la aventura común de un peligro que pueda afectar a todos.


Sin embargo, para cada caso se tendría que evaluar el riesgo (daño al buque que ponga en peligro la aventura común).


Sue & Labor. Esta cláusula señala que los aseguradores contribuirán a sufragar los gastos incurridos propiamente y razonablemente por el asegurado para prevenir o aminorar una perdida que sea recuperables bajo este seguro. Ahora la pregunta es : Estas acciones tendrías relación con el coronavirus? En principio se podría considerar que estos gastos podrían ser considerados como Sue & Labor.


Cláusula de Guerra. Las acciones de los gobiernos como arrestos del barco, retención del mismo, incluso una confiscación, esas acciones, si tienen relación con la alteración de reglamentaciones relacionadas con la cuarentena, en principio se podría decir que caerían dentro de la cobertura de guerra.

Vale la pena preguntarse, si además de las confiscaciones propiamente dichas, las motivaciones que tienen los gobiernos basados en el covid-19, que pueden llegar incluso a confiscar o expropiar un barco pueda caer en la cláusula de guerra.

En ese sentido, hay una salvaguarda que tienen los aseguradores y es que, dentro de las exclusiones, la alteración que incurra el armador respecto a las reglamentaciones de cuarentena que conduzca a una retención o confiscación, expropiación estaría fuera de cobertura.


El tema de la causalidad entra a jugar el papel más importante.


Extornos por paralización. Por cuarentena o por falta de contratos de explotación del buque genera la paralización y devoluciones de primas que tienen derechos los asegurados, por el menor riesgo.

Las paralizaciones se deben también por otros riesgos como varaduras, abordajes, colisiones, incendios, etc.)

Son circunstancias que tendrá que evaluar el asegurador si se presenta una actividad relacionada con las acciones tomadas por los gobiernos con ocasión del coronavirus, igualmente el asegurador tendrá que ver los riesgos al momento que termine la pandemia, puesto que es posible que el buque por la misma situación no se le haya hecho el mantenimiento (corrosión dentro de los sistemas de tuberías y válvulas, daños a maquinaria en arranque, etc.) y en ese estado vuelva a navegar y operar.


Protection & Indemnity (P&I)


A. Enfermedad, lesión, fallecimiento de tripulación, pasajero

El armador debe tener certificados de sanidad para evitar que el virus se propague a bordo.


Los gobiernos están estableciendo protocolos de sanidad previo al embarque que deben cumplir los armadores y certificar que en caso de producirse la enfermedad no sea pre existente, que el tripulante trae antes del embarque, sino que sea una enfermedad que la contrajo a bordo durante la navegación.


También es importante la información de la tripulación sobre su salud generalmente plasmadas en declaraciones juradas.


B. Gastos de repatriación


C. Gastos de desvíos, por lesiones y/o enfermedades de los tripulantes y pasajeros


D. Gastos por cuarentena (del buque)


Los gastos de cuarentena y desinfección, así como perdida respecto a combustible, salarios, pertrechos, provisiones y tasas portuarias.

No cubre las restricciones genéricas para los buques de acceso a puertos.


E. Responsabilidad por cargamento. El Covid-19 como tal respecto al cargamento implica perdidas, mermas, daños u otra responsabilidad y desposesión del cargamento dañado, lo cual es parte de la cobertura de P&I


Para concluir, este tipo de circunstancias que escapan a la medición de riesgos de los contratos de explotación de los barcos y la forma como el asegurador los mide implica un reto muy interesante.


A veces la forma simple y sencilla de solucionar los problemas con el establecimiento unilateral de exclusiones relacionadas con el tema, no es técnicamente soportable que le permita al asegurador mitigar el riesgo, porque si así lo considera, estaría dejando una puerta abierta de expansión de riesgo, dejando en manos de los tribunales la decisión de definir si los hechos que se pretenden excluir son considerados como válidos.





Eduardo Garcia Saavedra

Apoderado de Operaciones de Marsh

Economista y Especialista en Seguros de Cascos y Transportes

Docente Escuela de Seguros APECOSE



137 vistas

Lima

Dirección: Calle Cipriano Agüero 161, Miraflores

Teléfonos: 719-9179 / 719-9180

Horarios de Atención: 10:00 hrs. a 19:00 hrs.

© 2020, Escuela Superior de Seguros APECOSE